IV.- Recursos‎ > ‎1.- Biografías‎ > ‎

Isidro Mayorga

El Pastor Isidro Mayorga González na­ció en un lugar llamado Villa Juárez, lo que hoy es Cd. Mante, Tamps. El 24 de septiembre de 1926. Sus padres fueron: El Sr. Hilario Mayorga y Sra. Elpidia González.

En su niñez vivó a espaldas del templo de la Primera Iglesia Bautista desde don­de podían escuchar los himnos con mucha claridad los días de Culto, mismos que llamaban mucho su atención, y junto con su hermana Victoria deseaba asistir aún cuando nadie los invitara, pero su mamá no les daba permiso diciendo que a ese lugar solo iban los ricos y ellos eran muy pobres. Su padre falleció cuando el contaba con 4 años y su mamá tenía que trabajar para darles el sustento.

No fue sino hasta los 15 años de edad cuando asistió por primera vez a un servicio. Esa noche el Señor tocó su corazón al oír un precioso himno que entonó la espo­sa del pastor, Hna. Teodora Navarro de Rodríguez, hizo su decisión aceptando a Jesucristo como su Salvador.

No pasó mucho tiempo cuando le obede­ció en el bautismo a los 16 años de edad.

Ocho días después de ser bautizado, el pastor Nemesio Rodríguez lo mando a la Misión de Villa de González, Tamps., donde predicó por primera vez. Su men­saje fue: "La Armadura de Dios " basado en Efesios 6:10-20, siendo censurado mordazmente por un visitante que había sido pastor y que se presentó como agente de ventas.

Providencialmente estaba presente una hermana misionera. Ella conocía a esta persona y habló en defensa de nuestro hermano, diciendo: "Este joven que usted dice que es un ignorante, está haciendo más, mucho más, que lo que usted hace con lo que sabe". Luego lo animó a seguir adelante. Siguió trabajando en la Iglesia ya como maestro en la Escuela Dominical y en las Misiones.

En 1943, a la edad de 17 años, tuvo la oportunidad de asistir a un campamento en Aytec, Puebla. Aprovechó la oferta que el Hno. W. Reid hiciera en la revista La Luz Bautista, de quien quisiera ir al campamento pero no tuviera recursos económicos, podía vender 1,000 Evan­gelios que él proporcionaba.

Hizo la solicitud y se dio a la tarea de venderlos a 20 centavos cada uno. En ese campamento, dedicó su vida al Señor para su servicio.

Sin embargo, con el paso del tiempo pa­recía que esta promesa se borraba de su mente, pero él sintió que el Señor lo aci­cateó muy severamente: En un lapso de tres años se quemó su casa dos veces. La segunda vez, su mamá y él se quedaron solamente con lo que traían puesto.

Una de las razones que presentaba al Señor era la enfermedad que afligía a su madre; quería ir al seminario, pero no podía dejarla en esas condiciones. Su hermana Victoria le daba ánimos, diciéndole: "Debes ir a donde el Señor te llame. Si estás aquí ella está enferma; si te vas, ella sigue enferma, lo mejor es que te vayas a donde el Señor te llame."

En 1947, a los 21 años de edad, partió al Seminario Lacy que en aquel tiempo era ambulante. Empezó sus estudios en Puebla en 1947 y los terminó en Morelia, Mich. En 1951.

Durante sus estudios en Morelia, estuvo al frente de la Iglesia Bautista en Zacapu, Mich.

En ese tiempo no había medico perma­nente en el lugar, solo los domingos iba uno para dar consulta en un hotel. Con el auxilio de algunos libros de medicina ho­meópata empezó a dar algunos medica­mentos a los hermanos que lo necesita­ban, con muy buenos resultados, tanto que la gente venía en busca del doctor. El les decía: "No soy médico, soy el pastor de la Iglesia Bautista" cuando oían esto se persignaban y algunos se iban; otros decían: "no importa, lo que queremos es que nos de algo para estos males"; y tenía la oportunidad de hablarles del evangelio, del médico que sana y salva. Fue una experiencia para él muy hermosa.

En 1952 regresó a Cd. Mante donde tuvo la oportunidad de impartir, durante siete años, algunas materias en el Instituto que tenia la Primera Iglesia Bautista.

El 28 de Mayo de 1954 contrajo matri­monio con la Hna. Petrita Prado M., quien apoyo fielmente el ministerio de su espo­so, siendo verdaderamente una ayuda idónea para él. Fueron bendecidos con dos hijos: Otoniel y Semiramis.

El 10 de Abril de 1955 fue Ordenado al Santo Ministerio, mismo día en que fue presentado al Señor su hijo Otoniel.

De 1961 a 1968 se hizo cargo de la PIB de Cd. Monte.

De 1908 a 1970 el Señor le concedió ir a colaborar con el Seminario Lacy en la Cd. de Oaxaca.

Después de esa fecha se traslada con su familia a Monterrey N.L., colaborando con la PIB de Monterrey.

En Marzo de 1972 se le asigno oficial­mente la Misión de la Col. Chapultepec en el municipio de San Nicolás de los Garza, N.L., permaneciendo como pastor una vez que fue organizada como Iglesia a la cual llamaron Iglesia Bautista Maranatha (nombre que el mismo sugirió), en Octu­bre del mismo año.

En 1977 decide ir a tomar el pastorado de la Misión de la PIB de Monterrey en la Col. Moderna, la cual se organizó como IB Getsemaní el 18 de Agosto de 1979, permaneciendo como pastor hasta 1986.

Después de esa fecha colaboró también en la Misión Ebenezer en Nuevo Laredo, Tam., donde estuvo solo un año y seis meses debido a constantes enfermeda­des.

Posteriormente, su gozo fue colaborar con las Iglesias que lo invitaban a pre­dicar. Sus palabras textuales eran: "quiero servir al Señor hasta que Él me llame a su presencia”.

En 1998 se une nuevamente a Iglesia Bautista Marana­tha como miembro en compañía de su esposa, la Hna. Petrita, quien fue llamada al hogar celestial en la primavera del año 2003. A pesar de la dolorosa separación, la enfermedad y su avanzada edad, el Hno. Mayorga siguió asistiendo fielmente a los cultos, así como a las reuniones de la Convención, ante la cual muchas veces representó a la Iglesia como Mensajero.

Uno de sus himnos favoritos fue "Señor Tu me llamas por mi nom­bre" la primera vez el escuchó ese himno fue lla­mado de nuestro Padre Celestial para servirle como pastor; ahora ese llamado ha sido para ir a morar a las mansiones celestes.

Ciertamente echaremos de menos su pre­sencia entre nosotros, así como sus ora­ciones elevadas al Señor con su profundo y reverente tono de voz.

El Pastor Isidro Mayorga ha alcanzado la victoria al ser fiel hasta que nuestro Dios lo llamó a su presencia. A Él sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Él fue llamado a la presencia del Señor el 25 de Diciembre  de 2008, y en sus últimos años fue decano de los pastores de Monterrey.

San Nicolás de los Garza, N.L, Diciembre 26, 2008

Responsable:

Hna. Nelly Martínez Rdz.

Secretaria de la Iglesia Bautista “Maranatha”

Comments